InicioOpiniónComercio Minorista



Comercio Minorista

Comercios minoristas familiares


Cuando la familia está al frente del negocio.

Las fortalezas y debilidades que deben potenciarse y minimizarse para que el desarrollo del negocio y la familia puedan ser dos premisas compatibles.

Gran parte de los comercios minoristas que existen actualmente, presentan la particularidad de ser del tipo familiar. Es decir, no solo se constituyen con el capital de una sola familia sino que además son atendidos y administrados por dos o más integrantes de un mismo núcleo familiar. En estos casos se deben perseguir tres objetivos importantes. Primero: lograr que el negocio sea el sustento económico de la familia; segundo: permitir que sea un medio de desarrollo de los integrantes y tercero: convertir la experiencia del trabajo familiar en una forma de reforzar lazos afectivos.
Entre varios de los beneficios que estos comercios aportan, podemos destacar que permite a los hijos adquirir una experiencia práctica sobre el manejo y la administración de negocios, la cual resulta muy valiosa a la hora que estos deciden intentar insertarse en el mercado laboral de forma particular. También el compartir actividades y el trabajo "codo a codo" en busca alcanzar propósitos comunes, ayuda a fortalecer los vínculos y desarrollar una fluida comunicación e intercambio de aprendizajes.
En lo que hace puntualmente a lo comercial, al administrarse con personal familiar se reducen costos, economizando las estructuras y permitiendo disminuir los márgenes aplicados al precio, lo cual le brinda competitividad al negocio.
Pero también, se presentan algunas complicaciones a resolver, las cuales generan una gran responsabilidad que recae especialmente sobre el jefe de familia, quien generalmente es el conductor del emprendimiento. Entre ellas, por ejemplo, no permitir que el desgaste propio de la actividad termine deteriorando las relaciones familiares. Esto es muy importante, dado que el negocio puede tener altos y bajos, pero las lesiones producidas en la órbita familiar a veces son muy difíciles de reconstruir. También es vital ser muy prolijo a la hora de la administración financiera, ya que resulta muy común que se mezclen las cajas y se pierda la autonomía económica del negocio. Otro aspecto importante a destacar, es que el aporte del "esfuerzo personal" que cada integrante se dispone a realizar, este previamente consensuado por todos los miembros, dado que hay que intentar que nadie cargue con la sensación frustrante de que "no todos tiran parejo". A medida que el negocio evoluciona, el líder familiar debe permitir mayor participación, y protagonismo a la hora de tomar decisiones sobre el manejo y la administración, al resto de sus familiares. Esto desarrolla al equipo de trabajo y hace que el funcionamiento del negocio no dependa del criterio y virtudes de uno solo de sus integrantes. Además, permite generar mayor compromiso y desarrollo de habilidades en los demás integrantes.
Proyectando a largo plazo, debemos tener presente que si se busca hacer perdurar el negocio logrando traspasarse a generaciones futuras, se debe preparar a los sucesores para que se formen como nuevos conductores del negocio. Para esto, se necesita brindarles una capacitación y preparación adecuada, buscando perfeccionamiento y a la incorporación de nuevos conocimientos tanto teóricos como prácticos, orientados a detectar oportunidades que permitan la expansión y desarrollo del negocio.
Para concluir, me interesa recuperar un gran texto de Belasco y Stayer que es utilizado por Luis Buero en sus artículos sobre empresas familiares, el cual plantea varias enseñanzas para quienes tienen que superar el desafió de administrar un negocio del tipo familiar.
La ciencia descubrió que los gansos vuelan en forma de "V" corta y lo hacen porque al batir sus alas, cada pájaro produce un movimiento en el aire que ayuda al que va detrás, aumentando un 71% su poder de vuelo.
Cada vez que un ganso sale de la formación, siente inmediatamente la resistencia del aire. Se da cuenta de la dificultad de hacerlo solo y rápidamente vuelve a la formación, para beneficiarse del compañero que va adelante.
Cuando el líder de los gansos se cansa, se pasa a uno de los lugares de atrás y otro ocupa su lugar.
Los gansos que van atrás graznan para alentar a los que van adelante a mantener la velocidad.
Finalmente cuando un ganso cae herido o se enferma otros dos salen de la formación y lo siguen para ayudarlo y apoyarlo.
Si este espíritu de equipo, unidad y colaboración se sostiene, tanto el comercio como los integrantes del núcleo familiar van a obtener: prosperidad, integración y desarrollo del negocio en todos sus aspectos.


Lisandro Cardozo
lisandrocardozo@aol.com

Negocios familiares- Pros:

-Menores costos de administración.
-Generador de experiencias y aprendizajes para los hijos, próximos a insertase al mercado laboral.
-Compartir actividades y trabajo con la familia.
-Fortalecer los lazos a través de un objetivo en común.

Negocios familiares- Contras:

-Trasladar los conflictos laborales al ámbito familiar.
- Mezcla de cajas y recursos financieros.
- Perdida de objetividad en la evaluación de resultados

Lisandro Cardozo - Natural de Santa Fe, Argentina, es autor de numerosos artículos y libros sobre distribución comercial.

Política de empresaContactoQuiénes somos